El rodeo de la noch...
 
Compartir:
Avisos
Vaciar todo

El rodeo de la noche.  


MessCU
Respuestas: 1
(@messcu)
Nuevo Miembro
Registrado: hace 3 años

Hola, realmente no sé bien cómo empezar esto... Es algo difícil de contar para mí ya que era una historia que había olvidado y con todas la razones del mundo, sinceramente es un recuerdo poco agradable pero lo voy a contar. 

 
Hace tres años aproximadamente, mis padres separaron, fue un asunto complicado, no terminaron en buenos términos precisamente, fue algo que mucho más que afectarle a mi hermano o a mí, afectó demasiado a mi papá, mi papá estaba muy destrozado, cada que pasábamos tiempo con él ya que nos quedamos con nuestra madre, él se ponía a llora diciendo que la extrañaba mucho, siempre nos contaba anectodas sobre lo hermoso que fue su matrimonio en un principio, y admito que aunque nunca fui muy cercana a él, me partió el corazón verlo llorar de esa forma, y es que creo que a muchos les partiría el corazón ver a un hombre adulto llorando desconsolado por la perdida de alguien a quien amaba. Pero ese no es el punto principal, sino que una vez mencionó en una de esas escenas de llanto que era por mi madre por quién no le había hecho caso a esa voz que decid que se matara; sinceramente no me esperaba escuchar eso, mi padre siempre fue un hombre fuerte al momento de afrontar la vida aunque en esos momentos no lo aparentara, pero jamás habría pensado en el suicidio, así que me dió curiosidad y le pregunté qué pasó esa vez, me dijo y me advirtió que no era bueno que lo supiera, pero al final lo convencí, y es aquí cuando admito que dudé un poco sobre mi escepticismo... Me contó que a inicios del año 2000, dos años antes de que yo naciera, él había logrado juntar un millón de pesos que ahorró durante años en un pequeño negocio de mariscos que tenía, y bueno... Cabe mencionar que mi padre siempre ha sido algo imprudente con los negocios, así que terminó por invertir todo en comprar un lugar llamado "El rodeo de la noche", un salón de fiestas que se ubica al salir de mi ciudad, a un lado de la carretera donde solo hay bosque. Por ese entonces me cuenta que El rodeo de la noche era un lugar popular, que incluso había una ruta de camión que llegaba justo hasta ahí y que así era como muchas personas noche tras noche iban a bailar en ese lugar. Me contó que el rodeo de la noche era algo parecido a un palacio, un lugar grande y que actualmente se encuentra abandonado, me dijo que si quería ir a verlo pero me negué, sinceramente me dió escalofríos el solo pensar ir, especialmente por lo que me contó después. Me dijo que todo marchaba bien en el negocio los primeros meses, el manejaba el lugar junto a su mejor amigo Don Julio, un hombre con más años que él y prácticamente su hermano mayor, ellos dos se aprecian mucho y es por eso que juntos emprendieron este proyecto que marchaba de maravilla al principio, mandaron a remodelar varias cosas y a pintar el lugar, cosa que hizo que más personas fueran, todo iba bien aunque aún no recobraban la inversión pero no se preocuparon ya que pensaban quedarse ese negocio un buen tiempo, pero entonces cosas raras comenzaron a pasar. Me cuenta mi padre que el rodeo de la noche tenía una segunda planta que era un bar con vista a la pista de baile, me dijo que en plena luz del día, estaba tomando un café junto a Don Julio en el segundo piso, a fin de cuentas solo abrían de noche así que estaba bien relajarse un rato, pero entonces me dijo que al estar conversando un rato con el, vió como el rostro de su amigo comenzó a deformarse poco a poco, describió que se veía como un monstruo sin forma, muchas veces parpadeó intentando ver bien pero cada vez se veía peor, y juró por nosotros que su voz también se estaba distorsionando, entonces, completamente aterrado, le dijo a Don Julio que tenían que salir de ahí, y en ese entonces, la cara y voz del hombre volvió a ser normal, y Don Julio le contó que el vió que lo mismo le pasaba a mí papá. Decididos los dos a irse, iban a tomar las llaves que abren el local para salir, las cuales estaban a lado de ellos en la mesa donde tomaban café, o eso se suponía, ya que no las encontraban por ningún lado, hasta que Don Julio vió hacia la pista de baile, ahí estaban, en la primera planta, justo en medio de la pista, era ridículo pensar que las habían dejado ahí pero era su única forma de salir, así que fue mi papá quién se armó de valor y bajó a buscar esas llaves, me dice que jamás corrió tan rápido en su vida como aquella vez que fue a buscar las llaves. Ese incidente si que los asustó, pero al final no los hizo rendirse con el lugar, siguieron con el negocio aunque poco a poco se fueron dando cuenta que cada vez menos personas iban al lugar, cosa que les empezaba a preocupar. Una vez, uno de los empleados de mi padre, Margarito, un joven humilde de pueblo que trabajaba cuidando el lugar casi 24 horas ya que el dormía ahí, se le acercó a mi padre y le dijo que lo mejor era que vendiera el rodeo de la noche, que de noche pasaban cosas muy raras, a lo cual mi padre le mandó a loco; entonces Margarito le dijo a mi padre que si no le creía, que se quedara con el a dormir a ese lugar, mi padre curioso le pregunto, porqué? Entonces Margarito le contó lo siguiente: justo a las dos de la mañana, una hermosa melodía comienza a sonar por todo el lugar, las bocinas están apagadas y las luces también, menos una, una que sale del pequeño agujero en el techo pero que es más fuerte que un reflector, esa luz alumbra a una pareja, un hombre de sombrero, bigote y ropa muy fina, que comienza a bailar un Valls con una mujer hermosa, de ropa fina y cabello largo rubio, ambos visten a la antigua y aparecen de la nada, no están ahí realmente porque por más que les hablo, ellos no escuchan; durante casi una hora, los dos bailan sin parar por toda la pista, la mujer ríe y sonríe mientras le ve con amor a su compañero, pero cerca de las tres, el hombre le susurra algo en el  oído a la dama, algo que la hace dejar de bailar y sonreír, haciéndola caer al piso llorando desconsolada durante casi 5 minutos, pero justo al dar las tres, el hombre saca una pistola de su chaleco y le dispara a la joven mientras esta llora, entonces ambos desaparecen, la música deja de sonar y la luz se apaga, todo eso se repite todas las noches menos cuando hay algún evento de baile. Eso le contó a mi padre el joven con una extraña tranquilidad aunque mi padre dice que había comenzado a sudar frío por el relato de Margarito, el joven le dijo que en su pueblo pasaba mucho así que no tenía miedo, pero que era mejor alejarse de lugares así porque puede volver loca a las personas. Mi padre a pesar de lo que le dijo el joven, no cerró el lugar, al contrario, invirtió más dinero en él para que más gente viniera, incluso se le ocurrió remodelar por completo la pista de baile, trajo equipo pesado y comenzaron a trabajar los obreros, pero algo llamó su atención al excavar algo más profundo, las máquinas chocaron contra algo, era algo así como un gran baúl de aspecto antiguo; mi padre hizo sacarlo por completo para poder ver qué había dentro, y al romper la cerradura que tenía y abrirlo un poco, un aroma espantoso inundó el lugar, Margarito estaba ahí y recuerda mi papá la cara de horror que tenía el joven, el cual gritaba que había que llamar a un brujo rápidamente. Margarito no se calmó hasta que mi papá contactó a un brujo como el chico rogó, el cual, al escuchar sobre el el baúl enterrado en medio del lugar, llegó en tiempo récord, ordenó el Brujo que era un anciano que abrieran el baúl ante los ojos escépticos de mi padre, entonces, además del horrible olor, también las caras de horror se hicieron presentes; el brujo comenzó a sacar de uno en uno, cadáveres casi en los huesos de animales de todo tipo, desde corderos, hasta aves diversas, amuletos extraños y hierbas raras, pero había algo que hizo salir de ahí a más de uno, envuelto en sábanas, estaba el cadáver de un bebé recién nacido en solo los huesos, mi papá comenzó a llorar después de ver eso, entonces el brujo le explicó qué fue lo que sucedió ahí, le dijo que al sacrificar a un bebé recién nacido que no haya sido bautizado, se puede pedir cualquier cosa para el lugar donde se hace el ritual, y que para el rodeo de la noche, habían pedido que jamás prosperara, que jamás fuera exitoso y que por eso lo mejor para mí papá era irse de ahí, pero mi papá tenía un dilema, no había recuperado ni un cuarto de lo que invirtió en el rodeo de la noche , así que, aún aterrado por la situación, decidió seguir con él, sinceramente un grave error de su parte. Mi papá dice que después de eso cayó en una enorme depresión, ya no podía dormir bien, apenas comía y hablaba, todos estaban asustados por él, especialmente mi mamá, en ese entonces tenian poco más de un año de haberse casado,  dice mi papá que solo por ella sonreía, pero unas voces en su cabeza que escuchaba desde hace un par de semanas parecían más fuertes, aclaro que mi padre jamás ha sufrido ningún tipo de enfermedad mental, pero me contó que esas voces eran muy fuertes, que eran muy específicas con lo que querían, le decían que el domingo debía tomar una soga, ir al rodeo de la noche y colgarse con la soga en el árbol que está en la entrada del lugar, dice que llegó a tal punto locura que lo hizo, dejó una nota junto a mi madre la cual dormía donde le decía que la amaba con todo su corazón y que lo perdone por dejarla sola, después tomó una cuerda y un taburete, se subió a su auto y condujo hasta el rodeo de la noche, donde hizo lo que las voces le decían, amarró la cuerda, se subió al taburete y antes de que se matara, escuchó la voz de mi mamá, la voz de ella le decía que no lo hiciera, que lo amaba y que no podía dejarla sola, entonces dice mi papá que tomó fuerzas para luchar contra las otras voces para quitar la soga de su cuello e irse de ahí lo antes posible.
 
Ahí termina la historia, solo agregó que vendió al poco tiempo el lugar y que quedó en la quiebra un buen tiempo, y que después de él, alguien con más dinero compró el lugar y que quebró también, luego alguien con más dinero vino y lo mismo, que todo aquel que compraba el lugar terminaba igual. Actualmente debe estar abandonado, tengo un par de fotos del lugar actualmente, sinceramente habia visto el lugar en sueños anteriormente, yo jamas habia visto el lugar antes, por eso me asusté mucho al ver las fotos y darme cuenta  que Es el mismo lugar de mis sueños... Sinceramente no sé porqué el lugar aun no está catalogado como un lugar embrujado.
Compartir: